Con los ojos de la ciencia

Un hermoso y veraniego día en la playa de San Lorenzo, bajo un cielo azul brillante y un cálido sol iluminándonos… Una persona del ámbito científico recordará que es la dispersión de la luz blanca del sol por las partículas atmosféricas la que es responsable del color azul del cielo (I = I0{8α3·N·π4 / l4·R2} (1+cos2(θ))), que los objetos parecen torcidos al entrar en el mar debido a la refracción (n1 sen(α1) = n2 sen(α2)), que podemos ver reflejos en los cristales de los edificios gracias a la reflexión de la luz (θi=θr). Si además ve un barco flotando en el mar, recordará que flota porque su peso (P) es menor que el empuje que sufre al estar sumergido en el agua (E), fluido cuyo comportamiento está descrito por las leyes de Navier-Stokes (ρ·dv/dt = ρF-𝛁P+μ·𝛁2v). Además, la presión de vapor del agua y, en definitiva, la temperatura a la que esta hierve depende de la concentración de sustancias disueltas en el mar (Pdvt = Xdvt·Pdvt0), que en el caso del mar son fundamentalmente sales cuyos iones se presentan rodeados (solvatados) por moléculas de agua. También se podrían ver miles de microorganismos viviendo en el agua si los miráramos con suficiente aumento, o comprobaríamos que la arena de la playa son trocitos minúsculos de conchas. Por otro lado, los seres vivos que se ven en el dibujo también pueden verse con otros ojos desde el punto de vista científico: las plantas generan glucosa a partir del CO2 ambiental gracias al ciclo de Calvin, o las ecuaciones de Bernouilli para un fluido (P+1/2 ρ·v2), un gradiente de presiones (𝛁𝐏↑) o la fuerza de sustentación (FS), que explican y describen el vuelo de una gaviota (Larus argentatus).

Y tú, ¿qué ves? La Ciencia es un bien colectivo, envíanos tus sugerencias a ucc@uniovi.es y las iremos incluyendo.

POSTAL PLAYA DE SAN LORENZO (pdf)

Síguenos en: Youtube